Algo importante para tomar en cuenta, es que las cuentas nos revelan que cada voto de un coahuilense nos cuesta a todos, vía impuestos, algo así como 195 pesos

Se acerca la hora de la verdad. Las campañas político-electorales, la guerra encarnizada en unos, la diatriba en esos mismos, las “fake news”, la guerra sucia y las propuestas, que seguramente tuvieron menos efecto que las metrallas verbales y las historias de corruptelas imputadas entre unos y otros llegan a su fin.

Usted los vio, los escuchó, los leyó. Así son ellos y ellas, tal como se presentaron ante usted, y sus reputaciones, buenas o malas, juzgue usted por las evidencias, hablan de ellos, de los candidatos y candidatas a los diversos puestos de elección popular.

Las campañas, o la guerra, como guste usted llamarle, concluyen el próximo miércoles y cuatro días después, cuando en teoría hay una veda, es la cita en las urnas.

La autoridad electoral ha invitado desde el principio del proceso a unos 2 millones 72 mil 554 coahuilenses para que participen en esta justa (acaso fiesta) electoral. Las casillas estarán instaladas, servidas en unos días para que se elija al gobernador del Estado, a los 38 Presidentes Municipales y a 16 diputados de mayoría y 9 de representación proporcional.

Las elecciones de este 4 de junio de 2017 en el Estado de Coahuila son históricas por diversas razones.

Por primer a vez en la historia, que es mucho decir, el partido oficial no tiene asegurado su triunfo electoral. De hecho, como lo hemos mencionado en este espacio, varias empresas encuestadoras hablan a estas alturas de un empate técnico entre la coalición que encabeza el PRI y la que capitanea el PAN. 

Otras le dan el triunfo al panista Guillermo Anaya, por cuatro puntos, y otras al priísta Miguel Riquelme también por un apretado margen.

O sea que: ¿Quién sabe?

Más allá de esto, el partido de izquierda Morena, con su líder moral y una vez más candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, está metido en el proceso y el posicionamiento de su abanderado Armando Guadiana, de acuerdo también con las preferencias proyectadas, es notorio.

Y para ponerla más sabor al caldo, hace unas horas el abanderado del PT, que también demostró ser aguerrido, José Ángel Pérez, exalcalde de Torreón en los tiempos en que fue panista, declinó a su candidatura y se unió a Guadiana.

Otro aspecto novedoso en este proceso electoral de Coahuila es que, al igual que en otras entidades, un expriísta que decidió navegar contra la corriente: Javier Guerrero, quien figura como candidato independiente, causando un impacto interesante en redes ociales y entre la sociedad.

Por el lado del PRD, su candidata Mary Telma Guajardo hizo lo propio, al igual que el también candidato independiente Luis Horacio Salinas.

En el marco de este proceso, VANGUARDIA edita el suplemento TÚ GOBIERNAS, una plataforma informativa alimentada con preguntas formuladas por su Consejo Editorial y contestadas hasta estos días, con el sello personal de cada uno de los aspirantes.
Lo mismo ocurre con los candidatos a la Alcaldía de Saltillo.

El suplemento de todo el mes es fiel testimonio de las propuestas de campaña de cada personaje, de sus posicionamientos en temas como deuda pública, transparencia, educación, justicia, desarrollo urbano, empleo y la gama de temas trascendentales de las administraciones.

Simultáneamente las noticias mediáticas de las campañas de cada candidato se siguen publicando en las ediciones impresa y digital de este medio.

Por los dos debates oficiales organizados por el Instituto Electoral de Coahuila (IEC) y otros encuentros hechos por universidades y otras organizaciones, por las redes sociales y otros medios masivos, los candidatos, sobre todo quienes anhelan llegar a Palacio Rosa, se ofrecieron, y lo siguen haciendo por estos días, como la solución a casi todos los males de los coahuilenses.

Ahí están las montañas de promesas y el bosquejo de lo que sería su administración.
Atrás, en breve, seguramente quedarán las imputaciones, las acusaciones, la judicialización del proceso los amagues y una que otra amenaza.

Pero eso sí, quien llegue al poder, tendrá que cumplir cuanto compromiso haya hecho.
Es cierto, en esta ocasión, por lo cerrado de la contienda, por la participación de 15 partidos políticos con dos alianzas, una total y otra parcial el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) no tendrá tendencias claras ni por la noche ni a la media noche.

Quizás avanzada la madrugada pueda haber tendencias en lo que hace a la elección de Gobernador.

Por lo pronto, los más de 2 millones de coahuilenses con derecho al voto y con la obligación que ello conlleva, deberían tener en su agenda del domingo entre las 8:00 y las 18:00 horas, o poco más si hay filas, el plan de participar en este proceso histórico.

Recuerde usted que la democracia es un logro de todos los mexicanos conquistado a través de muchos años, y algo importante para tomar en cuenta es que las cuentas nos revelan que cada voto de un coahuilense nos cuesta a todos, vía impuestos, algo así como 195 pesos.

Es decir, una inversión de 402.9 millones de pesos es para tomarse en cuenta, pero, sobre todo, el ser partícipes de uno de los principales derechos del ciudadano, ya que el poder está en sus manos, usted y la colectividad decidirán quién gobernará Coahuila los próximo 6 años.