Pelea. La pelea fue muy violenta, hubo heridos y detonaciones de arma. Foto: Vanguardia/Ulises Mtz.
A los habitantes del ejido no les pareció que los uniformados quisieran sancionar a un joven de nombre Juan, luego de que lo vieron en estado de ebriedad circular por las calles del poblado

Lo que hubiera podido ser una falta administrativa por conducir con aliento alcohólico, se convirtió en una gresca de grandes dimensiones entre Policías Municipales de Ramos Arizpe encargados del ejido Paredón.

Alrededor de las 07:00 horas de ayer, la Policía Municipal y otras corporaciones que llegaron al ejido ubicado sobre la carretera a Monclova, a un recorrido de vigilancia.

A los habitantes del ejido no les pareció que los uniformados quisieran sancionar a un joven de nombre Juan, luego de que lo vieron en estado de ebriedad circular por las calles del poblado.

Según los pobladores, han sufrido de exceso de violencia de la autoridad municipal, porque buscan pretextos que según ellos no son válidos para detenerlos, además de otras cosas que ellos están acostumbrados a hacer, como tomar tranquilamente en la calle a pesar de que está prohibido. 

 

EL ENFRENTAMIENTO

Al llegar a donde viven los policías, los ejidatarios ingresaron sin permiso alguno, en el enfrentamiento se realizaron varias detonaciones por parte de los oficiales, lo que originó que los agredidos respondieran con piedras y lo que tenían a la mano.

Con una bomba de gas los uniformados pretendieron detener la agresión que fue creciendo, inclusive hasta las instalaciones municipales resultaron dañadas y hasta la tarde de este domingo permanecían cerradas.

Dos de los afectados trataran de demandar a las autoridades y lo que resulte, sin embargo cuando se calmaron los ánimos hablaron, y al parecer llegaron a un arreglo de que no se volviera a presentar esta situación.

¿Sin ley?

Dicen preferir que no haya ley en Paredón, no están conformes con tener que acatar las reglas de la autoridad municipal, es por eso que el enojo los hizo explotar y respondieron con golpes y pedradas a los uniformados.

 La pelea fue muy violenta, hubo heridos y detonaciones de armas.