Archivo
De los mil 500 millones que se invertirán, 900 son por parte del Gobierno Federal y 600 del Gobierno de Nuevo León.

El Gobierno del Estado anunció que ampliará la capacidad de los penales de Nuevo León mediante 750 nuevas celdas en los terrenos contiguos a los centros penitenciarios de Apodaca y Cadereyta.

Tras informar que ya están elaborados los proyectos ejecutivos, Manuel González, secretario general de Gobierno, informó que se concluyó un análisis para su edificación para construir estas celdas en los predios aledaños a los penales.

Dijo que se realizará una inversión de mil 500 millones de pesos, de los cuales 900 millones de pesos ya está autorizados por el Gobierno Federal.

"La inversión que el Gobierno del Estado va a hacer, que no es la millonaria aquella de los tiempos del gobierno de Rodrigo Medina, en donde se pensaba en un penal como el de Mina, sino algo muy menor, tendrá que ver con un apoyo de la Federación en 900 millones de pesos y 600 del Estado, para completar entre los dos mil 500 millones", informó el funcionario estatal.

González señaló que el centro penitenciario de Cadereyta cuenta con alrededor de 60 hectáreas aledañas de terreno en las que se contempla la construcción de los nuevos espacios.

En el de Apodaca se tiene un estimado de por lo menos 20 hectáreas de terrenos.

"Hay espacio para construir ahí. Es más barato, rápido y práctico; ya están los centros penitenciarios y la infraestructura alrededor de ellos.

"Porque no sólo es construir el centro penitenciario sino llevar los juzgados en donde se atienden los casos, las salas orales, movilizar parte de la Procuraduría, de la Defensoría de Oficio, el Poder Judicial", comentó el secretario general de Gobierno.

Manifestó que en su reciente reunión con especialistas del Departamento de Policía de Nueva York, se analizó la implementación del sistema de gestión COMPSTAT (COMPuter STATistics o COMParative STATistics), enfocado a la seguridad.

Ahí se incluyó una visita a la prisión 'Sing Sing', que sirvió para conocer el modelo de ese centro penitenciario, considerado uno de los más antiguos de los Estados Unidos.

"Fuimos a traer con nosotros las técnicas que emplearemos aquí en nuestros centros penitenciarios, fuimos a recibir procedimientos de trabajo hacia el interior y, sobre todo, inteligencia penitenciaria.

"Ésta (trata de) conocer a cada uno de los 7 mil 200 reos que hoy tenemos en nuestros tres penales", comentó González.

Dijo que para mejorar el clima de convivencia en el interior de los penales se requerirá de un extenuante trabajo de los jueces de ejecución y que tiene qué ver con la proximidad con los reclusos.