La actriz pudo haber contacto con sustancias días antes de su muerte

El reporte toxicológico sobre la autopsia de la actriz Carrie Fisher reveló que había heroína y cocaína en su sistema en el momento de su muerte.

El sitio People obtuvo documentos oficiales de parte del forense en el condado de Los Ángeles el día lunes, donde se revela que la fallecida actriz contenía cocaína, metadona, etanol y opiáceos en su sistema cuando falleció en diciembre a los 60 años de edad.

“La exposición a la cocaína tomó lugar aproximadamente en las últimas 72 horas desde que la muestra fue obtenida” estableció el reporte.

El reporte también estableció que Fisher tuvo una “exposición remota a la MDMA”; aunque la escritora tenía múltiples sustancias en su sistema, no está claro si el uso de drogas fue aquello que contribuyó a su muerte.

“Basado en la información toxicológica disponible, nosotros no podemos establecer la significancia de múltiples sustancias que fueron detectadas en la sangre y tejido de la Sra. Fisher, respecto a la causa de su muerte”.

Previamente fue confirmado que la causa de muerte de Fisher fue ocasionada por una apnea del sueño y otros factores no determinados.

Su hija Billie Lourd comentó respecto al reporte: “Mi madre batalló con adicción a las drogas y malestar mental durante toda su vida. Ella últimamente murió por ello. Ella fue muy abierta al respecto en su trabajo sobre los estigmas adheridos a estas enfermedades…”

“Ella habló sobre la vergüenza que sigue a la personas y sus familiares al confrontar estas enfermedades. Conozco a mi mamá, ella quería que su muerte motivara a las personas ser abiertas respecto a su lucha. Busquen ayuda, demandar al gobierno fundar programas de salud. La vergüenza y estos estigmas sociales son los enemigos del progreso y para una cura. Te quiero Momby”.

Con información de People.com