Por ALEJANDRO MEDINA
El ser humano está hecho para reír, ayudar al prójimo, ser compartido y amar, sin embargo, a veces se pierde tanto en lo insustancial y vacío que olvida a qué vino a este mundo

Para mi hermana Carmelita ¡Felicidades!
 
Ante tanto ruido e incertidumbre hoy invito a reflexionar sobre lo grandioso que la existencia nos obsequia, para descubrir que estamos convocados para la alegría, pero carecemos de sonrisas tal vez por tanto apego a lo insustancial, o por observar sólo lo negativo; para comprender que en el mundo hay esperanza, esa que quizá hemos extraviado por andar desorientados o distraídos.

Con el fin de tomar un poco de aire fresco comparto varios relatos que regalan la posibilidad de obtener aleccionadoras moralejas y reflexiones.

El sentido

El sentido de la vida, según Frankl, no se puede dar, cada quien lo ha de encontrar desde su individualidad irrepetible. El ser humano está llamado a la libertad y la responsabilidad, a su propia realización: “Sólo hay una cosa que hace al hombre capaz de soportar, lo peor y realizar lo imposible. Y esto es precisamente el tener un deseo de sentido y el convencimiento de que el hombre es responsable de encontrar ese sentido a su vida”. 

Querer compartir

“En una ocasión, por la tarde, un hombre vino a nuestra casa, para contarnos el caso de una familia hindú de ocho hijos. No habían comido desde hacía ya varios días. Nos pedía que hiciéramos algo por ellos. De modo que tomé algo de arroz y me fui a verlos. Vi cómo brillaban los ojos de los niños a causa del hambre. La madre tomó el arroz de mis manos, lo dividió en dos partes y salió. Cuando regresó le pregunté: qué había hecho con una de las dos raciones de arroz. Me respondió: “Ellos también tienen hambre”. Sabía que los vecinos de la puerta de al lado, musulmanes, tenían hambre. Quedé más sorprendida de su preocupación por los demás que por la acción en sí misma. En general, cuando sufrimos y cuando nos encontramos en una grave necesidad no pensamos en los demás. Por el contrario, esta mujer maravillosa, débil, pues no había comido desde hacía varios días, había tenido el valor de amar y de dar a los demás, tenía el valor de compartir. Frecuentemente me preguntan cuándo terminará el hambre en el mundo. Yo respondo: Cuando aprendamos a compartir”. Cuanto más tenemos, menos damos. Cuanto menos tenemos, más podemos dar” (Madre Teresa de Calcuta).

Señales de humo

Desde una isla remota, el único sobreviviente de un naufragio oraba fervientemente, pidiendo a Dios que lo rescatara, y todos los días revisaba el horizonte buscando ayuda, pero ésta nunca llegaba.

Cansado, eventualmente empezó a construir una pequeña cabañita para protegerse, y proteger sus pocas posesiones. Un día, después de andar buscando comida, encontró la pequeña choza en llamas, el humo subía hacia el cielo. Todo lo perdió en aquel incendio. Confundido y enojado con Dios le decía: “¿Cómo pudiste hacerme esto?” y se quedó dormido sobre la arena.

Temprano en la mañana del siguiente día, escuchó asombrado la sirena de un barco que se acercaba a la isla. Venían a rescatarlo. Les preguntó, ¿Cómo sabían que yo estaba aquí? Y sus rescatadores le contestaron, “vimos las señales de humo que nos hiciste...”

Lecho de muerte

“Cuando era joven y mi imaginación no tenía límites, soñaba con cambiar el mundo. Según fui haciéndome mayor, pensé que no había modo de cambiar el mundo, así que me propuse un objetivo más modesto e intenté cambiar solo mi país. Pero con el tiempo me pareció también imposible. Cuando llegué a la vejez, me conformé con intentar cambiar a mi familia, a los más cercanos a mí. Pero tampoco conseguí casi nada. Ahora, en mi lecho de muerte, de repente he comprendido una cosa: Si hubiera empezado por intentar cambiarme a mí mismo, tal vez mi familia habría seguido mi ejemplo y habría cambiado, y con su inspiración y aliento quizá habría sido capaz de cambiar mi país y -quien sabe- tal vez incluso hubiera podido cambiar el mundo.” (Encontrada en la lápida de un obispo anglicano en la Abadía de Westminster).

¿Quién pliega tu paracaídas?

Charles Plumb era piloto de un bombardero en la guerra de Vietnam. Después de muchas misiones de combate, su avión fue derribado por un misil. Plumb se lanzó en paracaídas, fue capturado y pasó seis años en una prisión vietnamita. A su regreso a los Estados Unidos daba conferencias contando su odisea y lo que aprendió en su tiempo en prisión. Un día estaba en un restaurante y un hombre lo saludó: “Hola... ¿Usted es Charles Plumb, era piloto en Vietnam y lo derribaron, verdad...? ¿Y usted, cómo sabe eso?, le preguntó Plumb. “Porque yo plegaba su paracaídas. ¿Parece que le funcionó bien, verdad?”. Plumb casi se ahogó de sorpresa y gratitud. “Claro que funcionó. Si no hubiera funcionado hoy yo no estaría aquí.” Plumb no pudo dormir esa noche, preguntándose: “Cuántas veces lo vi en el portaaviones, y no le dije ni los buenos días, porque yo era un arrogante piloto y él era un humilde marinero...” Pensó también en las horas que ese marinero pasaba en las bodegas del barco enrollando los hilos de seda de cada paracaídas, teniendo en sus manos la vida de alguien a quien no conocía. Ahora Plumb comienza sus conferencias preguntándole a su audiencia, “¿Quién plegó hoy tu paracaídas?” Todos tenemos a alguien cuyo trabajo es importante para que nosotros podamos salir adelante. A veces perdemos de vista lo que es importante y dejamos de saludar, de dar las gracias, de felicitar a alguien, de decir algo amable.

Muerto en vida

Gioacchino Rossini fue uno de los músicos más afamados del Siglo 19. Caminó por un sendero alfombrado de triunfos, animado por un coro de aclamaciones. En España gozó de una inmensa popularidad, y se le consideraba -siendo muy poco posterior a Mozart y contemporáneo de Beethoven- “el mejor músico de todos los tiempos”.

Así como otros talentos del pasado apenas lograron éxito entre sus contemporáneos, Rossini tuvo, por el contrario, fama, popularidad y riqueza desde el principio. Le idolatraron desde la puesta en escena de sus primeras óperas.  

A la edad de 37 años, tras el estreno de Guillermo Tell en el año 1829, Rossini entró en una misteriosa y larguísima etapa de inactividad creadora. 

Tras veinte años de producción abundante y felicísima, se sumió en un período de sorprendente vacío, que sólo rompió en un par de ocasiones –dejando aparte algunas canciones que compuso para deleite de unas reuniones semanales que celebraba en su casa- en los 39 años de vida que transcurrieron hasta su fallecimiento en 1868.

Se produjeron múltiples interpretaciones ante un silencio tan largo en un artista total y absolutamente consagrado. Muchos pensaron que se debía a su temor de quedar a un nivel inferior al de otros talentos musicales que habían surgido como competidores. Ya anciano, reconoció: “Después de Guillermo Tell, un éxito más en mi carrera no añadiría nada a mi renombre; en cambio, un fracaso podría afectarlo. Ni tengo necesidad de más fama, ni deseo de exponerme a perderla”. ¿Con el éxito termina la aventura de la vida? (Juan Antonio Vallejo–Nájera).

Conclusión

Insisto: Ante tanto negativismo, infortunio y molestia, sería conveniente pensar sobre el maravilloso don de la existencia; sería bueno frenar un momento el alocado ritmo que llevamos para sabernos vivos y agradecidos por lo que tenemos, pero también por lo que no poseemos. Sería muy útil serenarnos para reconciliarnos con la existencia, para darnos cuenta lo mucho que nos regala, para comprender que lo mejor de ella es sencillamente gratuito.

Adentrémonos en la jornada de este año con el signo de la esperanza, la fe y la alegría; dediquémonos a descubrir la infinidad de razones para la esperanza, esas que de cerca nos pueblan; decidámonos a recuperar la sonrisa perdida, que siempre es contagiosa, amorosa y reconfortante. ¡Sí! Recobremos esa sonrisa líquida que crea relaciones sólidas y perdurables. 
Empecemos lo que hagamos con mentalidad de abundancia, con emociones agradables, sencillamente: ¡Con el pie derecho!  

cgutierrez@itesm.mx
Programa Emprendedor
Tec de Monterrey Campus Saltillo