El presunto asesino de Valeria fue hallado muerto en su celda esta madrugada. / Foto: Especial
La dependencia detalló que el presunto violador y asesino de la menor de 11 años se suicidó con una cuerda que ató a los barrotes de la celda y descartó que el detenido haya sido abusado sexualmente

La Fiscalía del Estado de México informó que las lesiones encontradas en el cuerpo de José Octavio Sánchez Razo, presunto asesino y violador de Valeria, “son coincidentes con la hipótesis de un suicidio”.

“Las pruebas periciales practicadas al cuerpo arrojaron que la causa de muerte corresponde a un edema cerebral consecutivo a anoxia anóxica, secundaria a asfixia mecánica en su modalidad de ahorcamiento”, confirmó la dependencia en un comunicado.

José Octavio Sánchez Razo fue encontrado muerto esta mañana en el penal de Neza-Bordo al cual ingresó hace tres días como presunto responsable de la violación y asesinato de la menor de 11 años cuyo cuerpo fue localizado sin vida al interior de una combi de la Ruta 40.

La dependencia estatal detalló que tras las primeras pruebas periciales se pudo descartar que el detenido haya sufrido algún tipo de abuso sexual.

El primer informe pericial también descarta que el detenido haya sufrido lesiones que anteriormente hubieren puesto en riesgo su vida y detalla que alrededor de su cuello se encontró una cuerda, utilizada por los internos para habilitar tendederos.

La cuerda que rodeaba el cuello de Sánchez Razo se encontraba atada a los barrotes de la celda en la que se encontraba el implicado en compañía de otras tres personas.