El año pasado el precio promedio del kilowatt era de 1.66 pesos y este año se incrementó a 2.17 pesos

Monclova, Coahuila.- El alto costo del consumo de energía eléctrica en restaurantes y hoteles está prácticamente "quemando" las ganancias, declaró el comisionado de Turismo en la Cámara de Comercio Monclova Armando de la Garza Gaytán, ya que los aires acondicionados están a su máxima capacidad por las altas temperaturas que se registran en la Región Centro.

El también empresario hotelero indicó que el año pasado el precio promedio del kilowatt era de 1.66 pesos y este año se incrementó a 2.17 pesos, lo que repercute negativamente a los negocios que dependen de los aparatos de aire para ofrecer un buen servicio.

"Desafortunadamente en el sector restaurantero es muy difícil cuidar el consumo pues ¿quién entra a un restaurante donde siente mucho calor?, por eso los aparatos están prendidos todo el día aún y cuando no se tengan clientes", indicó.

Agregó, "En el caso de los hoteles aún y cuando todos contamos con subestación, las horas pico nos hacen mucho daño, la luz entre las 7 y 10 de la noche es muy cara y nos afecta el pico ascendente de la demanda más que el consumo".

La situación es que los huéspedes y grupos por lo general llegan en la tarde y prenden de forma simultánea los aires acondicionados, puesto que en Monclova se registran temperaturas superiores a los 40 grados centígrados.

Una alternativa es el uso de la energía solar, pero Armando de la Garza declaró que los sistemas requieren de una inversión alta y su recuperación es a muy largo plazo, por ello necesitan que se reclasifique la tarifa eléctrica.

Dijo que los altos costos en el consumo de luz hacen que los servicios de hospedaje y alimentos sean más costosos en esta zona, en comparación con aquellos destinos donde no son necesarios los aparatos de aire frío.

Cabe mencionar que el gasto promedio por consumo de luz fluctúa entre el 10 y 12 por ciento de los gastos de operación de un establecimiento, pero en temporada de verano ese promedio se duplica, afectando gravemente las utilidades en los negocios de alimento y hospedaje.