Archivo
Ejercicio estuvo bien diseñado, asegura Director de Buendía & Laredo, tras analizar 694 casillas seleccionadas para el conteo rápido

Javier Márquez, socio y director de la firma Buendía & Laredo, difundió ayer a través de su cuenta de Twitter un análisis, realizado por él, según el cual el conteo rápido ordenado por el IEC el pasado 4 de junio habría sido bien diseñado y, de haberse recibido el 100 por ciento de las casillas seleccionadas para el ejercicio, éste habría predicho el resultado final sin error.

El investigador, quien es politólogo por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y maestro en Métodos Cuantitativos por la Universidad de Columbia, aseguró que “el problema del conteo (dado a conocer la madrugada del lunes) fue la remesa recibida”, pues la muestra completa “es consistente con PREP y cómputo”.

Márquez realizó el análisis utilizando los resultados de las 694 casillas seleccionadas para el conteo rápido y, de acuerdo con los resultados que divulgó, el rango de votación de Guillermo Anaya se ubicaría entre 35.1 y 36.6 por ciento, mientras que el de Miguel Riquelme entre 37.1 y 38.8 por ciento.

Con base en estos números tuiteó que “La muestra completa del conteo rápido del @IECoahuila hubiera puesto a Riquelme arriba de Anaya, con diferencia estadísticamente signif” (sic).

Como se recordará, el Instituto Electoral de Coahuila informó, la madrugada del lunes, que no era posible definir un ganador de la contienda porque el cálculo realizado por el comité de expertos indicaba, a esa hora, que los rangos de votación de los candidatos punteros estaban traslapados. Sin embargo, sólo se utilizó la información de 379 de las 694 casillas seleccionadas, es decir, el 54.61 por ciento de la muestra.

Al respecto, Márquez señaló a través de su cuenta de Twitter que haber realizado la estimación con ese volumen de datos había sido “arriesgado” y planteó que debe preguntarse quién tomó la decisión, si el órgano electoral o el comité técnico.

VANGUARDIA intentó buscar una postura del Instituto Electoral de Coahuila, pese a contactar a Francisco Torres, secretario Ejecutivo del instituto, para consultarlo sobre esta situación, pidió tiempo para poder responder. 

Luego de media hora, Torres respondió que sería a través del Departamento de Comunicación Social, el cual no atendió a las solicitudes.  

Vanguardia