FIODOR SMOLOV, la estrella rusa. Foto: Especial
Hoy inicia el torneo que será un examen para los rusos en sus aspiraciones por hacer un buen papel en el Mundial del 2018, tanto con su selección como anfitriones del evento
Como anfitrión, somos el único equipo que se clasificó a la Copa Confederaciones sin haber ganado antes un torneo”.
Stanislav Cherchesov, técnico de Rusia

SAN PETERSBURGO.- Las selecciones de Rusia y Nueva Zelanda darán inicio hoy a la Copa Confederaciones en un duelo de “outsiders” que pondrá a prueba las ambiciones del conjunto anfitrión.

Bajo la mirada de su público, incluido el presidente Vladimir Putin, la “Sbornaya” intentará comenzar con buen pie un torneo que espera usar como plataforma de despegue de cara al Mundial que organizará en 2018.

El encuentro en San Petersburgo será vital para ambos equipos, ya que luego deberán enfrentarse a Portugal y México, los favoritos a avanzar a semifinales por el Grupo A.

Rusia arriba a la Copa Confederaciones tras años de turbulencias, pobres rendimientos y múltiples cambios de entrenadores, pero con la motivación y la fuerza que significa jugar delante de su público.

STEFAN MARINOVIC, arquero de Nueva Zelanda.
Queremos lograr aquí lo que ningún equipo de Nueva Zelanda ha podido. Tenemos una gran confianza”.
Anthony Hudson, técnico de Nueva Zelanda.

El conjunto dirigido por Stanislav Cherchesov ocupa apenas el puesto 63 del ranking de la FIFA y en los últimos grandes torneos que disputó —Mundial de Brasil 2014 y Eurocopa de Francia 2016— se fue en la primera ronda y sin ninguna victoria.

Por eso, el conjunto ruso no puede permitirse un nuevo tropiezo. Y mucho menos en casa. “Esperamos que los chicos jueguen con pasión, como verdaderos luchadores y deportistas”, pidió Putin. “Que luchen por la victoria para que nuestros aficionados estén felices”.

El equipo de Cherchesov, un ex arquero que asumió el mando tras la eliminación en la Eurocopa, además arriba al certamen golpeado por las lesiones de varios jugadores en las últimas semanas. La última de ellas fue la de Roman Zobnin, jugador del Spartak de Moscú y pieza clave del mediocampo, que sufrió una grave lesión de rodilla en un amistoso ante Hungría.

Su baja se suma a las del delantero Artiom Dziuba, el mediocampista Alan Dzagoyev, el defensor Mario Fernandes y el arquero Andrei Liunov. Sin embargo, en los últimos días la plaga de lesiones parece haberse frenado. Cherchesov, que no quiso adelantar si jugará con uno o dos delanteros.
Bajo su mando, Rusia está emprendiendo un fuerte proceso de renovación y en la Copa Confederaciones apenas habrá nueve futbolistas que hayan disputado la Eurocopa. Entre los rostros del cambio destacan los jóvenes Aleksandr Golovin, centrocampista del CSKA Moscú, y Alexei Miranchuk, medio del Lokomotiv. Por ello, el entrenador rechaza poner a Rusia entre los aspirantes al título.

 

Nueva Zelanda, campeón de Oceanía, afronta el encuentro con la mente puesta en lograr su boleto al Mundial de Rusia. Para ello, deberá superar la fase continental y luego derrotar al quinto de Sudamérica, que en estos momentos es Argentina.

El encuentro se jugará en un campo de juego que despierta muchas dudas por el estado del césped. Ambas selecciones, de hecho, debieron cancelar sus entrenamientos en el estadio Krestovski. 

DATOS CLAVE

RUSIA

Anfitrión del evento, será su debut en el Torneo de los Campeones.
Hoy inicia el torneo que será un examen para los rusos en sus aspiraciones por hacer un buen papel en el Mundial del 2018, tanto con su selección como anfitriones del evento

Fiódor Smólov: La estrella de los rusos, como demostró las dos últimas temporadas al ser el máximo goleador del campeonato y brillar también en la Liga Europa.

N. ZELANDA

Stefan Marinovic: Juega como arquero en el SpVgg Unterhaching de la tercera división de la Bundesliga. El arquero emigró desde muy chico a Alemania buscando realizar su sueño de jugar en una de las mejores ligas.

Campeona de Oceanía, participa por cuatra vez en la competición.

LA GRAN PRUEBA

Con la Copa Confederaciones, todas las miradas estarán puestas en Rusia y su capacidad
de organizar una competencia de calidad rumbo al 2018

 

La Copa Confederaciones 2017 de Rusia dará su pistoletazo de salida hoy con el partido de inauguración de la competición la anfitriona Rusia y Nueva Zelanda en el estadio Krestovski de San Petersburgo, sede también de la final del 2 de julio. Moscú, Kazan y Sochi serán las otras tres sedes del campeonato.

Ilustraciones: Vanguardia/Alejandro Medina

Entre las selecciones participantes se encuentran Alemania como campeón del Mundial 2014 y Rusia como organizador de la Copa Mundial de Fútbol 2018, además de los campeones de las seis confederaciones de la FIFA: Portugal (campeón Eurocopa 2016), Chile (campeón Copa América 2015), México (Copa CONCACAF 2015), Australia (Copa Asiática 2015), Nueva Zelanda (Copa de las Naciones de la OFC 2016) y Camerún (Copa Africana de Naciones 2017).

Ilustraciones: Vanguardia/Alejandro Medina

Estas ocho selecciones buscarán suceder a Brasil, combinado más laureado de la competición con cuatro títulos y ganador de las tres últimas ediciones del torneo, en el trono de la Copa Confederaciones. Selecciones como Portugal, Chile o Rusia disputarán su primera Copa Confederaciones. Entre los participantes, solo México, campeón de la edición de 1999, sabe lo que es levantar el título.

Ilustraciones: Vanguardia/Alejandro Medina

La maldición del campeón

Desde que existe este torneo, el campeón nunca ha podido ratificar el título en el Mundial. Argentina quedó en octavos de final de Estados 1994, al igual que Dinamarca en Francia 1998. Brasil llegó a la final para perder contra los galos en esa misma ocasión. México y Francia quedaron en octavos y fase de grupos, respectivamente, durante el certamen de Corea-Japón 2002. Alemania 2006 vio caer a Francia en la final y Brasil en cuartos. Y el Scratch no consiguió nada más en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. 

Ilustraciones: Vanguardia/Alejandro Medina
Ilustraciones: Vanguardia/Alejandro Medina
Ilustraciones: Vanguardia/Alejandro Medina
Ilustraciones: Vanguardia/Alejandro Medina
Ilustraciones: Vanguardia/Alejandro Medina