Foto: Tomada de Internet
El Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) ha realizado diez encuestas sobre la elección del Estado de México. La última, difundida ayer, colocó a la cabeza a la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) con 25.18 por ciento de las preferencias y al del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en segundo sitio con 24.87 por ciento, lo que implica aún un empate técnico.

 

La décima encuesta del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), colocó a la cabeza a la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) con 25.18 por ciento de las preferencias y al del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en segundo sitio con 24.87 por ciento. En el cuarto sitio aparece el candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Zepeda, con 12.61 por ciento de la preferencia, después de la suspirante de Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota quien obtuvo 18.06 por ciento.

En este ejercicio demoscópico atribuido al organismo encargado de realizar inteligencia estratégica para salvaguardar la seguridad nacional, Juan Zepeda aparece en una posición rezagada, superado por tres candidatos. De efectuarse ahora mismo los comicios, el aspirante de la izquierda perdería mientras que su partido se convertiría en cuarta fuerza política en la entidad mexiquense.

El dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, lo llamó a declinar a favor de Delfina Gómez en aras de impedir que el PRI se mantenga en el Gobierno y para configurar el mejor preámbulo de las elecciones presidenciales de 2018. Pero Juan Zepeda ha sostenido en varias entrevistas con este medio digital que es muy tarde para ello y prefiere dar la batalla en la contienda. Según sus cálculos, va a la cabeza de la carrera, muy cerca de la candidata de Morena.

La encuesta del CISEN arroja un resultado en el que, como en otros ejercicios, aparece un empate técnico entre Delfina Gómez Álvarez y Alfredo Del Mazo Maza. Desde la primera encuesta aplicada por este órgano de inteligencia, la candidata de Morena ha avanzado 6.38 puntos (de 18.90 a 25.18 por ciento) mientras que el segundo ha caído 22 décimas de punto )de 25.09 a 24.97 por ciento).

SinEmbargo verificó con tres fuentes de áreas diferentes la autenticidad de al encuesta. Las tres confirmaron que sí se trata de un ejercicio demoscópico del cuerpo de inteligencia del Estado mexicano.

Las mediciones de la tendencia de voto de la próxima elección en el Estado de México no tienen precedentes. A la gama de ejercicios realizados por las casas encuestadores tradicionales como Mitofsky, GEA-ISA, Ulises Beltrán y Grupo Reforma se sumaron instancias gubernamentales como la Presidencia de la República y el CISEN. En el caso de Los Pinos, no sólo ha mandado a encuestar sobre la elección del Edomex; sino sobre las presidenciales de 2018.

La última de la Presidencia indicó que Andrés Manuel López Obrador quien contendería por Morena, ganaría con el 30.02 por ciento de la votación sobre cualquier candidato del PAN, PRI, PT o independiente.

AVENTAJA PRI CON RECURSOS DE CAMPAÑA

El PRI ha gobernado durante nueve décadas en el Estado de México. Esta es la primera vez que los comicios pueden ser ganados por un candidado no emanado de ese partido. Investigadores de la entidad reconocen que no se trata sólo de un partido, sino de un poderío político y de negocios que es muy difícil derribar. Por su número de afiliados y resultado en las votaciones, Alfredo del Mazo Maza, candidato priista a la gubernatura del Estado de México, recibió por parte del Instituto Nacional Electoral (INE) 123 millones 409 mil 956.02 pesos de presupuesto para su campaña, monto que representa el doble de lo asignado a la candidata Josefina Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional (PAN), que es de 65 millones 245 mil 197.35 pesos, y poco más del triple de lo que recibieron Delfina Gómez Álvarez, de Morena, con 34 millones 950 mil 653.25 pesos, y Juan Zepeda Hernández, del PRD, con 37 millones 543 mil 668.61 pesos.

Asimismo, el gasto asignado por el INE al Partido Revolucionario Institucional (PRI) representa 7.2 veces más que el presupuesto del Partido del Trabajo (PT), que con 17 millones 152 mil 675.93 pesos, es la institución política que menos recursos cuenta en esta campaña; y hasta 52 veces mayor que el presupuesto que tienen en la actualidad los dos candidatos independientes registrados, cada uno con 2 millones 371 mil 094.63 pesos.

El partido tricolor reportó ante la Unidad Técnica de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral que ha utilizado ya el 54 por ciento de su presupuesto [es decir, 66 millones 462 mil 140.47 pesos, al corte del pasado 20 de mayo], mientras que el Partido Acción Nacional (PAN) ha ocupado ya la totalidad de sus recursos.

El único partido que ha sobrepasado el monto de sus ingresos ha sido el Partido de la Revolución Democrática, que se excedió por 3 millones 521 mil 433.82 pesos, un 9 por ciento más que el límite indicado por el Instituto Nacional Electoral.

Morena, en tanto, ha utilizado el 92 por ciento de los recursos asignados [32 millones 291 mil 538.25], mientras que el PT y los candidatos independientes, son los que menos dinero han desembolsado, pues sólo han usado el 52 por ciento [8 millones 988 mil 816.06] y el 74 por ciento de sus fondos [1 millón 765 mil 541.62 pesos], respectivamente.

ACUSACIONES POR USO DE DINERO PÚBLICO

El PRI mexiquense ha sido varias veces acusado por la oposición de utilizar recursos estatales y federales para impulsar a su candidato, Alfredo Del Mazo Maza. Desde septiembre del año pasado, PAN, PRD y Morena han acusado que en el Estado de México han sido entregados millones de pesos en apoyos a partir de diferentes programas sociales.

Esta semana, la candidata blanquiazul Josefina Vázquez Mota le solicitó al INE, por medio de una misiva, que no sea “cómplice de las trampas” que el partido tricolor ejerce en la entidad, a partir de la entrega de dádivas como tinacos, despensas, computadoras, entre otros.

FUNCIONARIOS FEDERALES AL EDOMEX

La red social Twitter da cuenta de las giras de trabajo que los funcionarios públicos mexicanos hacen. Si uno revisa esta red social, encontrará que Rosario Robles Berlanga, titular de la Sedatu, realizó una decena de visitas al Estado de México entre agosto (2016) y marzo (2017) para implementar programas y repartir apoyos.

A esta funcionaria federal se suman las visitas al Edomex de Aurelio Nuño Mayer, Secretario de Educación Pública, quien ha impulsado el Programa Escuelas al Cien, que implica la inversión de 147 millones para mejorar las condiciones de mil 570 planteles; Mikel Arriola, titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quien en marzo anunció la construcción de un hospital en Atlacomulco y la atención en 34 Unidades Médicas Móviles; Rafael Pacchiano Alamán, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), quien ha entregado apoyos para el programa de empleo temporal, y José Narro Robles, Secretario de Salud, quien ha participado en jornadas médicas y de vacunación, como la de febrero pasado.

También ha visitado la entidad Angélica Rivera Hurtado, esposa del Presidente Enrique Peña Nieto, quien en marzo repartió apoyos a través del DIF, junto con Eruviel Ávila Villegas. Y su esposo, el Presidente de la República, ha visitado este año la entidad donde nació en diversas ocasiones; una de sus últimas giras fue para inaugurar el Auditorio Metropolitano de Tecámac.

Otros funcionarios federales que se no han dejado de tener presencia en el estado son Francisco Guzmán Ortiz, allegado y jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, quien desde octubre del año pasado se ha presentado en más de 12 ocasiones en el Edomex, con la finalidad de presentar eventos a nombre del Jefe del Ejecutivo federal, y el más mencionado –y también criticado por la oposición–, Luis Enrique Miranda Nava, titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), quien ha sido señalado, en particular por los partidos Acción Nacional y De la Revolución Democrática, de haber sido designado con la finalidad de canalizar recursos públicos al Estado de México en año electoral.