Foto: Internet
Ante la denuncia, en su momento la situación fue minimizada por los maestros, a pesar de que el menor presentaba algunas evidencias físicas
Son las consecuencias de hacerlo público”,
respuesta que le dio la Sedu a la madre de familia.

Norma Verónica, la mamá del menor agredido presuntamente en el colegio Fernando Montes de Oca asegura que a raíz de su denuncia, otras madres han manifestado en los últimos días que sus hijos también han sido víctimas de bullying en la misma institución.

Sarahí de la Cruz, otra de las mujeres denunciantes, compartió el día de ayer que ya ha notificado a la Secretaría de Educación, que los lineamientos del plan para la prevención de la violencia escolar de la Ley General que prevé este tipo de situaciones, al parecer no se estaban llevado a cabo de manera correcta en el instituto saltillense. 

Afirma que su queja la interpuso luego de percatarse que durante los últimos seis meses su hijo había estado recibiendo toda clase de insultos y golpes por parte de sus compañeros; sin embargo, la situación fue minimizada en todo momento por los maestros, a pesar de que el menor presentaba algunas evidencias físicas. 

“Yo le preguntaba a mi hijo y me decía que no pasaba nada. Yo me enteré gracias a que otra madre de familia me comentó que su hijo le decía que mi niño era maltratado en la escuela”, asegura.

Ambas madres señalan que la protección que ha brindado la dirección del colegio Montes de Oca a los menores agresores, se debe a que algunos de ellos pueden ser hijos de trabajadores o de familias cercanas a los trabajadores y propietarios del instituto privado, como sucede con la mayoría de la martícula.

Luego de hacer estos señalamientos públicos, fue que abundaron los mensajes para ambas madres por parte de otros padres de familia que se encuentran en la misma situación; sin embargo, aseguran que los mismos, no han querido denunciar por temor a que algunos maestros, directivos, o alumnos tomen represalias contra sus hijos como sucedió con Marco Antonio, antes de que fuera retirado de las aulas a tres semanas de terminar el ciclo escolar, por recomendación de la Pronnif. 

Las cosas no terminaron ahí. Norma comentó que tuvo que tomar la decisión de retirar a sus otras tres hijas a causa de las mismas represalias, y de la distancia que tomaron en contra de ellas, maestros y compañeros. 

‘No hay bullying’

La directora del colegio Fernando Montes de Oca insiste en que “en el colegio no hay bullying”, y asegura que está en espera del dictamen que emitirá la Secretaría de Educación donde se avale que los hechos (agresión) fueron a causa de un accidente mientras los alumnos jugaban dentro del Instituto.

“Espero que las cosas procedan de manera justa y el nombre de la institución y de mi persona queden libres. La más interesada en dar la información soy yo”, aseguró Hilda Cecilia Flores.