Ryo será uno de los personajes a seguir en esta nueva etapa. / Archivo
La tercera temporada de ‘Dark Matter’ llevará a sus protagonistas a luchar en la guerra entre las corporaciones

TORONTO.- El destino de la nave Raza y su misteriosa tripulación aguarda en alguna galaxia. Han pasado un par de años desde que el infinito se convirtió en el hogar de un grupo de personas desconocidas entre sí, identificadas con nombres del uno al seis, y una androide bastante peculiar, cuya misión en la vida poco a poco se ha ido dibujando en el universo de Dark Matter: detener la guerra entre corporaciones.

De noviembre a mayo el transportador hizo escala en Canadá, en su base, rodeada de un aire congelado que iba de los 0 a los -12º centígrados, un ambiente ad hoc para la ciencia ficción que hace recordar la batalla entre Rebeldes e Imperiales en el planeta Hoth, del Imperio Contraataca.

Las escotillas son realmente un par de puertas terrestres que se abren para recibir a Joseph Mallozzi, el comandante en jefe y creador de esta aventura comiquera editada por Dark Horse Comics y producida para televisión por la cadena Syfy, cuya tercera temporada se estrenó anoche.

El productor noa guía a través de los pasillos del Raza, donde el acceso a las puertas es mediante códigos numéricos, huellas y escáner, las pantallas quitan la atención del hierro oxidado de las paredes, las ventanas son proyecciones del mundo real y la cabina un centro de mando donde Mallozi pilota a su equipo de actores compuesto por diversas nacionalidades, lo que da un carácter de diversidad y no politiza al show.

“Diría que la cuestión política no influye en Dark Matter, digo, básicamente lo hace en el subconsciente de los escritores, actores y productores porque uno vive las condiciones políticas y socioeconómicas de un mundo que tiene las ventanas abiertas, pero, para mí, trato de no meterme con el dar una lección de política, independientemente de cuáles sean mis ideas.

“Los fans se han relacionado con la ciencia ficción por ser escapista, no me impone una lección, sino que la gente nos ve por que los protagonistas representan una especie de unidad familiar. En la cultura popular siempre se encontrarán referencias al mundo actual, pero lo que importa aquí es la conexión que sientas con los personajes, que sientan que cuando prendes la tele estás visitando y viendo amigos”, agregó sentado en la silla en la que Anthony Lemke, quien da vida a Tres, devora los alimentos que le ponen enfrente.

Mallozzi jamás uso referencias sociales y políticas para expresar su deseo de unidad; sin embargo, está claro al repasar las nacionalidades de sus protagonistas: Lemke (Tres), Melissa O’Neil (Dos), Jodelle Ferland (Cinco)

Archivo

“Sin embargo, ahora que el emperador recupera su memoria recupera su estabilidad, se preocupa de él mismo y se vuelve a posicionar como líder, porque Ryo no quiere más que ser el cabecilla como su padre lo era, pero es difícil tomar su posición, así que tendrá que tomar la decisión más difícil de todas: (reinar con terror o recuperar su lazo con el equipo)”, explicó el actor.

Sin duda que Ryo será uno de los personajes a seguir en esta nueva etapa, sobre todo por ser encarnado por un joven fanático de Bruce Lee, Dragon Ball; practicante del taekwondo y ahora experto de la katana, su sable japonés que aprendió a usar para dar vida al gran dirigente.

Comienza una aventura que Mallozzi ya esperaba con ansias en su plan de cinco años, a la espera de la confirmación de dos temporadas más.

“En la primera estábamos más concentrados en cómo los miembros de la tripulación se descubrían una vez más, comprendían quiénes eran, después, en la segunda, de descubrir que eran criminales buscaron cómo ser mejores personas para prevenir una guerra. Ahora, básicamente, su pasado los estará cazando en medio de la guerra entre corporaciones.

“Además de que tendrán que lidiar con un nuevo enemigo: su aliado, Cuatro, el emperador Ryo Ishida”, explicó el productor.