En el último Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, se calificó al reclusorio de Nuevo León y se posicionó entre los más reprobados
“La prisión debe garantizar en todo momento la seguridad de los internos, así como condiciones de vida digna al interior de los centros".
Comisión Nacional de los Derechos Humanos

NUEVO LEÓN.-  La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) advirtió desde hace dos años de los abusos y violencia que se viven en el penal de Apodaca, Nuevo León.

 En su último Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP), la CNDH expone que tan sólo en 2015 recibió un total de mil 164 quejas sobre presuntas violaciones a los derechos humanos en todas las cárceles del País.

Tras la difusión en las últimas horas del video que expone abusos contra reos del penal de Apodaca, cabe recordar que dicho reclusorio cuenta con una calificación de 5.85 a nivel nacional, cifra reprobatoria tomando en cuenta que el estado con mejor calificación es Guanajuato con 8.02 puntos.

A nivel nacional, Nuevo León se encuentra entre los doce estados con peor diagnóstico de supervisión penitenciaria, pues durante la investigación de la CDNH se detectaron deficiencias en rubros como aspectos que garanticen la integridad física y moral de los internos, así como medidas que aseguren una estancia digna.

El informe expone que la prisión debe garantizar la seguridad de los internos y ofrecerles una vida digna, sin embargo, se detectó que la mayoría de los penales no cumplen con dichas normas.

“La prisión debe garantizar en todo momento la seguridad de los internos, así como

condiciones de vida digna al interior de los centros, sin embargo, esto no sucede en la mayoría

de los centros visitados tanto estatales como federales, ya que existe una gran insuficiencia de

actividades laborales, de capacitación para el trabajo, educativas y deportivas, lo que refleja,

entre otras cosas, el deficiente desarrollo de la industria penitenciaria”, expone el documento.

En Nuevo León, la cárcel con evaluación más baja fue el Centro Preventivo y de Reinserción Social Topo Chico con 5.24 puntos de calificación, le sigue Apodaca con 5.85 y en tercer lugar el Cereso de Cadereyta con 5.9.

LAS DEFICIENCIAS

El DNSP expone que las deficiencias detectadas en los centros penitenciarios del País son principalmente la clasificación entre procesados y sentenciados, hacinamiento, falta de actividades laborales y de capacitación para el trabajo.

La investigación también expone la falta de personal de seguridad y custodia, así como la prevención y  atención de incidentes violentos, “es decir, no cuentan con las suficientes acciones para prevenir y atender incidentes como riñas, lesiones, fugas, homicidios o motines”.

De los 130 centros penitenciarios que visitó la CNDH, en 71 de ellos se observó un deficiente control en el ejercicio de las funciones de autoridad por parte de los servidores públicos como lo es el monitoreo de visitas familiares o íntimas, uso de teléfonos y de la seguridad del lugar.

LOS PEOR Y MEJOR EVALUADOS

La CNDH calificó  los ceresos por entidad federativa en base a su manera de llevar a cabo sus funciones.

Los mejor evaluados fueron Guanajuato (8.02), Aguascalientes (7.75) y Baja California (7.42).

En el otro extremo de la lista se encuentran Nayarit con la calificación más baja (4.11), Quintana Roo (4.43) y Guerrero (4.99).