Orlando Sifuentes

En esta última semana, del latir político sigue su marcha. El domingo pasado el Gobernador Electo Miguel Ángel Riquelme recibió su constancia que lo acredita como tal, y lo primero que hizo en su línea discursiva fue llamar a la reconciliación política. Festejó en el Parque Francisco I. Madero.

El exalcalde de Torreón se dio tiempo para enviar un mensaje a todas las fuerzas políticas de Coahuila, donde se dijo abierto al diálogo respetuoso y receptivo.

Al tercer día, la respuesta del Frente por un Coahuila Digno que encabeza Guillermo Anaya fue la impugnación del proceso electoral de Gobernador, con miras a que se anulen los comicios y se convoque a un nuevo proceso. Una muchedumbre arropó a los demandantes afuera del IEC.