Foto: Archivo
La Suprmea Corte aceptó una solicitud del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para atraer amparos de la embotelladora y azucarera Organización Cultiba y de Basf de México

La Suprema Corte de Justicia atrajo dos amparos para resolver si es constitucional una reforma de 2016 por la que grandes empresas pagarán 23 mil millones de pesos adicionales al fisco luego de revertir deducciones aplicadas en años anteriores.

La segunda sala de la Corte aceptó una solicitud del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para atraer amparos de la embotelladora y azucarera Organización Cultiba y de Basf de México que impugnan la obligación de "dar reversa" al beneficio de deducir las pérdidas por venta de acciones.

En respuesta a una solicitud de información, el SAT indicó que si los amparos son otorgados tendría que devolver al menos 23 mil millones de pesos.

El SAT detectó que para calcular el Impuesto sobre la Renta que habían diferido cuando existía la figura de la consolidación fiscal -derogada en 2014- algunas empresas controladoras no estaban tomando en cuenta las deducciones que entre 2008 y 2013 aplicaron por pérdidas en venta de acciones.

"Se observó que la mayoría de las controladoras que disminuyeron las pérdidas (por venta de acciones) no las incluyeron para calcular el ISR que, por virtud de la desconsolidación, debían pagar a partir de abril de 2014, interpretando inadecuadamente las disposiciones fiscales", explicó.

En la miscelánea fiscal de 2016 se le dio a las empresas hasta el 30 de junio de 2017 para corregir este y otros errores, acogiéndose a un esquema de pagos anuales.

Hasta abril pasado, 21 de los 31 grandes consorcios que están en esta situación habían aceptado el esquema y presentaron declaraciones complementarias con pagos de ISR mucho más cuantioso, sobre todo en el sector manufacturero.

Con información de REFORMA