Foto: Héctor García
Arropado por la dirigencia nacional, la estatal y prácticamente todos los alcaldes y diputados electos, Riquelme dijo que de entrada, su principal esfuerzo en el Gobierno del Estado estará dirigido a prevenir que la división detenga el progreso del estado.

En el festejo de su triunfo electoral, Miguel Riquelme dijo que su Gobierno está dispuesto a retomar y hacer suya las buenas propuestas hechas por otros candidatos en la campaña recién concluida.
 
“Yo no soy de esos políticos que rechaza una buena propuesta para Coahuila solo porque no es mía o porque no surgió de mi campaña, externó el Gobernador electo esta tarde ante unos 15 mil priístas que llenaron el Parque de Beisbol Francisco I. Madero y a quienes les llevó su constancia de mayoría como agradecimiento.
 
Arropado por la dirigencia nacional, la estatal y prácticamente todos los alcaldes y diputados electos, incluso los candidatos que no obtuvieron el triunfo,  Riquelme dijo que de entrada, su principal esfuerzo en el Gobierno del Estado estará dirigido a prevenir que la división detenga el progreso del estado.
 
“Necesitamos la participación de todos si queremos generar un ambiente en el que el gobierno pueda ser un factor para garantizar la seguridad pública, para la generación de empleos y de mejores oportunidades de crecimiento.
 
Necesitamos juntos crear espacios de diálogo incluyente que nos permitan discutir las mejores soluciones para nuestros problemas”, insistió Riquelme, quien  ayer recibió su constancia de mayoría por parte del Instituto Electoral de Coahuila.

Foto: Héctor García

Dijo que su  mensaje a todas las fuerzas políticas de Coahuila es de apertura y de oferta de un diálogo permanente, abierto y respetuoso para fortalecer las oportunidades de progreso del estado.
 
“Muchas gracias por estar aquí con nosotros para celebrar y atestiguar el gran triunfo que obtuvimos en las urnas. Una vez más se confirma que en Coahuila, la voluntad de la ciudadanía vale y se hace valer”, destacó.
 
Opinó que recuperar la confianza es un proceso importante después de una elección tan competida como la que tuvo Coahuila y que es natural que en una elección de este tipo se genere inconformidad con los resultados por parte de quienes no obtuvieron la mayoría.
 
“Ni México ni Coahuila son excepción, no somos el primer caso de un debate post electoral, por el contrario se trata de una característica muy común de las democracias”, expresó.

Afirmó que en  gobierno  inaugurará una nueva etapa, en la que fijará  mecanismos permanentes de transparencia, apertura, participación, diálogo y colaboración con la sociedad para la búsqueda de las mejores soluciones a los problemas.

Foto: Héctor García

ARREMETE OCHOA REZA CONTRA “LOS ANAYA”.
 
En su intervención, Enrique Ochoa Reza, presidente del CEN del PRI, arremetió contra los panistas Ricardo Anaya y Guillermo Anaya y los llamó a respetar los resultados, respetar la democracia y comportarse a la altura de la historia de Coahuila.
 
De Ricardo Anaya, presidente del CEN del PAN, lo acusó de adoptar la maña de (Andrés Manuel) López Obrador de decir que todo fue un complot.
 
“Como niño berrinchudo cuando pierde, Ricardo Anaya prefirió patear la mesa y aventar las fichas”, externó Ochoa Reza, “el intento de sabotaje a la elección no fue más que una rabieta de Ricardo Anaya, porque antepone su agenda personal a los intereses de este estado”.
 
“México necesita demócratas. Miguel Riquelme ganó y los Anaya lo saben; les exigimos respeto a la democracia. Les exigimos que se comporten a la altura de la historia del gran estado de Coahuila”, puntualizó.
 
 Guillermo Anaya es otro mal perdedor, añadió, festejó la victoria de su partido en Torreón, donde el PAN ganó por 24 mil votos, pero descalificó la elección de Saltillo, donde el PRI ganó por 32 mil, ¿cómo es posible eso?, apuntó.