I. ¿Y LAS IRREGULARIDADES?
Con la novedad de que Gabriela de León, todavía presidenta del Instituto Electoral de Coahuila (IEC), redujo a su mínima expresión el juicio electoral que interpusieron contra la elección de Gobernador del Estado. De León Farías dio a entender que ya revisaron las demandas –además es una obligación hacerlo para responder con un informe al Tribunal Electoral– y ¿qué cree?: que no encontraron las supuestas irregularidades que darían pie a la anulación del proceso electoral del pasado 4 de junio en la entidad. Así como lo leyó, no hay materia al menos para que el proceso se anule. Pero conste, éste es el dicho de la consejera presidenta del IEC, falta ver lo que diga el Tribunal Electoral de Coahuila, y después, seguramente, el Tribunal Electoral Federal.

 

II. DUDAS E INCONSISTENCIAS
Las dudas y las inconsistencias ahora salen a relucir del otro lado, de parte de quienes impugnaron la elección de Gobernador de Coahuila. Para empezar le diremos que Javier Guerrero, Horacio Salinas, Movimiento de Regeneración Nacional y Partido Acción Nacional fueron los que impugnaron la elección de Gobernador. El caso es que las actas del conteo de los votos, primero al finalizar la jornada, y después en el reconteo en los comités municipales y distritales, están firmadas por los representantes de los partidos, muy de acuerdo. Pero otro dato interesante: si en cada reconteo había gente de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade) de Santiago Nieto, ¿por qué no se interpusieron las denuncias en ese momento?

 

III. QUE RECONOZCAN
De que hubo fallas en la elección de Coahuila sí las hubo, y eso debería reconocerlo alguna de las dos autoridades responsables: el Instituto Electoral de Gabriela de León y la Junta Local del Instituto Nacional Electoral (INE), de Juan Álvaro Martínez. Al IEC se le fue de las manos el control de los candidatos el día de la elección, porque tanto Miguel Riquelme como Guillermo Anaya salieron a decir que habían ganado, pero la presidenta no hizo un señalamiento directo con coscorrón incluido para que se apaciguaran. En el INE dicen que apenas van a elaborar un informe de lo que pasó con las actas, que eran ilegibles e inconsistentes. Está claro que hubo fallas, es tiempo de dejar de echarse la pelotita y reconocer cada organismo sus deficiencias.

 

IV. HURACÁN
El frente “Por un Coahuila Digno” estuvo en el ojo del huracán desde el viernes por la noche, tras realizar su manifestación en Monclova. Resulta que en un comunicado del PAN de Bernardo González se daba a entender que habría nuevas elecciones. Este comunicado circuló viernes por la noche y parte del sábado, hasta que Gabriela de León le puso un alto, argumentando que será el Tribunal Electoral el que tenga la última palabra sobre primero anular y, posteriormente, ordenar la reposición del proceso. El caso es que el frente de Memo Anaya, Javier Guerrero, Horacio Salinas, José Ángel Pérez y Armando Guadiana quedó como un ente político desestabilizador y falto de responsabilidad que los había caracterizado en los primeros eventos, cuando fue la marcha en Saltillo, cuando se portaron a la altura.

 

V. SIN EXPLICACIÓN
Quien dejó con la boca abierta con su declaración fue César Cravioto, líder de la bancada de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México. A decir del legislador, Morena también impugnó la elección de Gobernador, y eso consta con una demanda presentada ante el Instituto Electoral de Coahuila. Pero aquí lo extraño es que alegan que tanto el PRI como el PAN compraron votos. Se suponía que todos iban contra el PRI porque había sido el ganador de la contienda, pero eso de involucrar al PAN deja a muchos pensando sobre cuál es la verdadera intención del partido de Andrés Manuel López Obrador en la elección de Coahuila, porque ni modo que si se repite el proceso vaya a ganar Armando Guadiana, que quedó realmente lejos, aún y con la suma de José Ángel Pérez. Otra cosa: ¿no que PAN y Morena van juntos en el frente?

 

VI. UN TERCIO DE VERDAD
A veces por querer quedar bien con algún tipo de audiencia no se razona bien lo que se dice, o en otras palabras: no se conecta la lengua con el cerebro. Lo anterior viene a cuento porque el consejero del Instituto Nacional Electoral en el Consejo General, Ciro Murayama, publicó en su red social: “En las elecciones 2017, hubo más de 5 millones de anuncios en radio y televisión. Todos los candidatos llegaron a los electores”. Es una verdad a medias, o mejor dejémosla en verdad a un tercio. La repartición de spots entre candidatos no es igualitaria, algunos partidos, por logros anteriores se llevan muchos más spots que otros. Pero aquí el caso para analizarse son los candidatos independientes, a quienes se les fijó una raquítica bolsa de spots para repartirse entre los que finalmente se registraran. La mayoría tuvo que hacer campaña en redes sociales. 
 

VII. METERLE LUPA
Donde andan muy preocupados es en el municipio de General Cepeda. Con eso de que el panista Juan Salas ganó la elección, algo que no se esperaban, y que no supieron ni cómo fue el asunto. El alcalde actual, el priísta Rodolfo Zamora Rodríguez, va a tener que reorganizarse en eso del gasto público, pero los excesos también cuentan como irregularidades. Se sabe que lo primero que se hará en la nueva administración del PAN a partir del 1 de enero de 2018 es meterle lupa a los gastos, porque si bien es cierto que el presupuesto es poco, también lo es que los negocios de los Zamora florecen cuando llegan a la Alcaldía. Otro caso extraño en esta localidad es que el Partido Campesino Popular (PCP) siempre sostuvo que tenía ganada la Presidencia municipal, y terminaron hasta perdiendo el registro como partido.

 

VIII. BANDERAZO
Todavía no dan el banderazo de salida, porque aún va para largo la anterior carrera, pero algunos políticos ya empiezan a “moverse”. Hablamos del siguiente proceso electoral, que en Coahuila elegirá a 38 alcaldes otra vez. Además está la elección federal para definir Presidente de la República, diputados y senadores. Ya dijimos que Enrique Martínez y Morales volvió a acercarse a su tierra. Por algo será. Pero también en diferentes lugares se hacen análisis de los que pueden contender por Saltillo en el 2018, por ejemplo, porque también será una elección muy complicada. Ahí sale a relucir el nombre de Jericó Abramo Masso, actual diputado federal. Y es que el análisis de los politólogos de café es que el PRI necesita echar mano de gente con experiencia y que asegure el triunfo, en todos los municipios. Lo cierto es que Jericó deja la diputación y entraría a la disputa de las candidaturas a la Alcaldía o una senaduría.

@PolitiConMx