Fotos: Édgar Moncada
Este viernes por la tarde el señor Valenzuela acudió a las instalaciones del IEC para entregar la papelería en la que respalda su inconformidad.

El proceso de elección interna del candidato del Partido Acción Nacional para la gubernatura de Coahuila fue impugnado la tarde de este jueves por Luis Gerardo Valenzuela de Santiago, quien se ostentó como militante panista y promovió ante el Instituto Electoral de Coahuila un juicio para la protección de sus derechos político-electorales.  

Este viernes por la tarde el señor Valenzuela acudió a las instalaciones del IEC para entregar la papelería en la que respalda su inconformidad. Aclaró que su proceso no va contra el abanderado Guillermo Anaya Llamas, sino por la el procedimiento y la forma en la que el partido albiazul llevó a cabo la designación.

Fotos: Édgar Moncada

El originario de Torreón aseguró que desde hace varios años es miembro activo del PAN, tiempo en el que ha fungido como consejero municipal y estatal pero afirmó que en esta ocasión la decisión tomada no representa los intereses de la militancia.

“Vengo a impugnar, por decirlo así, el proceso que se llevó interno en el Partido Acción Nacional ya que a mi parecer, de inicio fue un proceso amañado como lo nombró el senador Luis Fernando Salazar en su momento”, comentó el señor Luis Gerardo Valenzuela.

Este viernes aproximadamente a las 4:00 de la tarde, personal del Instituto Electoral de Coahuila, con sede en Saltillo, recibió la documentación con el fin de proceder conforme señala la normativa electoral vigente.

Fotos: Édgar Moncada

Valenzuela de Santiago comentó que aun cuando el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, los consejeros y los integrantes de la comisión de electoral, son militantes activos, eso no significa que pueden hacer lo que ellos quieran con el partido albiazul.

Agregó que con el procedimiento llevado a cabo su partido vulneraron los derechos de muchos militantes y ciudadanos a votar y ser votados para elegir a sus representantes, por lo que espera respuesta de la autoridad al juicio que promueve.