El número 1 vuelve al torneo en el que despegó su carrera, desde entonces ha disputado 21 torneos, con cinco triunfos. / AP
6 últimos majors (desde Zach Johnson, ganador del British Openh 2015) han sido ganados por golfistas que no tenían un Grand Slam en su haber.

WASHINGTON.-  El número uno del golf, el estadounidense Dustin Johnson, busca recuperar el swing en el US Open, que arranca hoy con los españoles Sergio García y Jon Rahm en la nómina de los favoritos.

Johnson ganó hace un año en el Abierto de su país el primer “major” de su carrera y desde entonces sumó otros cinco títulos más cinco podios.

El golfista de 32 años y natural de Carolina de Sur ascendió en febrero a la cima del ranking mundial y lo celebró con tres títulos seguidos justo antes del Masters, que se disputó a principios de abril.

Llegó como uno de los grandes candidatos a Augusta, pero en la víspera se cayó por las escaleras de la casa que había alquilado y tuvo que renunciar al torneo. Tercer “major” desde su triunfo en el US Open y tercera decepción.

Y es que Johnson tropezó en los grandes certémenes en los últimos 12 meses: pocas semanas después de ganar el US Open, quedó empatado en la novena posición del Abierto Británico y después ni siquiera pasó el corte en el PGA Championship.

La lesión de espalda que sufrió en Augusta le tuvo tres semanas sin poder competir. Volvió en mayo con un segundo puesto en el Wells Fargo Championship. Fue un regreso esperanzador, pero lo que siguió fue la peor racha del golfista desde principios de 2016: duodécimo en The Players Championship, décimo tercero en el AT&T Byron Nelson y fuera del corte en el Memorial Tournament.

“Ya sé lo que hay que hacer y he estado ahí peleando por el título varias veces”, añadió. “Quiero rescatar lo positivo de cada situación”.

El reto que tiene por delante en el campo de Erin Hills, en el estado de Wisconsin, no es menor: el último jugador que repitió triunfo en el US Open fue Curtis Strange en 1988 y 1989.

El norirlandés Rory McIlroy, actual número dos del mundo, disputará en el US Open su segundo torneo desde abril tras problemas con una costilla.

El australiano Jason Day, el japonés Hideki Matsuyama y Sergio García, campeón del Masters, están en una lista de favoritos en la que también aparecen los jóvenes Rickie Fowler y Jon Rahm. Tanto el estadounidense como el español buscan su primer “major”.

ERINHILLS DEBUTA EN EL US OPEN
Será la primera vez que el campo de Erin Hills sea la sede del Abierto estadounidense. Construido hace 11 años.

El campo, de siete kilómetros, está levantado en una ladera ondulada y su par es de 72 golpes. Hay numerosos bunkers y apenas tiene árboles.