Supercívico. Definitivamente los héroes de la elección fueron los niños que llevaron a votar a sus papás. Fotos: Vanguardia/Quetzali García
Definitivamente los héroes de la elección fueron los niños que llevaron a votar a sus papás

“Mi súper poder es volar y decirle a los demás que vengan a votar, que no sean flojos” dice Zaid Gabriel Escobedo Pérez con un tono muy serio. Sólo lleva 6 años en el planeta Tierra y si no es el héroe que merecemos, al menos es el que necesitaba su mamá para salir a votar. La participación en la casilla 697 avanzó armoniosamente con una participación esperanzadora. Así, los niños y jóvenes como Zaid le hacen honor al nombre de su colonia: Patria Nueva, que poco a poca deja de ser una colonia brava -por la presencia de pandillas y riñas- para ser “brava” en la defensa de sus derechos.

El Obispo de Saltillo, Raúl Vera, invitó a los votantes a ejercer su derecho. Tranquilidad. Ante posibles brotes de violencia, la seguridad se hizo presente.
Ayuda. La solidaridad se hace presente cuando se trata de sufragar.
Pensar. En las manos de los electores quedó el futuro de Coahuila.
Aliento. Los pequeñines sintieron el orgullo de traer un dedo marcado.