Una de dos. O el presidente Enrique Peña Nieto tiene como colaboradores a un gran grupo de incompetentes, o hay traidores a su alrededor. En cualquier caso, las angustiantes horas en vísperas de la elección para gobernador en el estado de México podrían haber sido mucho menos rompe nervios de haber hecho su equipo un trabajo más decente, profesional o doble cara en las estrategias para las elecciones mexiquenses. Lo que hicieron fue todo lo contrario. Un colaborador de Peña Nieto enumeró un catálogo de eslabones que nunca debieron romperse:

1.- El acuerdo con el líder nacional del PAN, Ricardo Anaya, para utilizar a Josefina Vázquez Mota como contención de Morena. Tan pronto como se perfiló su candidatura, desde el gabinete se filtró la documentación de que a través de su ONG, Juntos Podemos, el gobierno de Peña Nieto le dio 900 millones de pesos para un programa de migrantes en Estados Unidos. La razón por la cual lo hicieron es porque temían que Vázquez Mota se convirtiera en la adversaria que dañara la candidatura de Alfredo del Mazo. El remate, con otra filtración, es que su familia era investigada por presunto lavado de dinero. Estas acciones concluyeron en la ruptura del acuerdo palaciego, con lo que Anaya y el PAN reorientaron su discurso para denostar al PRI y corrupción. La pregunta es ¿quién decidió liquidar a Vázquez Mota antes de iniciar las campañas?

2.- El acuerdo con el líder nacional del PT, Alberto Anaya, para que colocaran un candidato de trapo para la gubernatura, que pudiera restarle votos a la candidata de Morena, Delfina Gómez. Anaya, el petista, ya negoció con el gobierno el año pasado, que a cambio de mantener el registro como partido con el apoyo priista en la elección extraordinaria en Aguascalientes en diciembre de 2015, su partido respaldaría al PRI en todos los procesos electorales hasta 2018. Su candidato en el estado de México, Óscar González, cumplió la encomienda hasta que en una noche cambió de opinión y declinó a favor de Gómez. Las preguntas son ¿quién convenció al presidente Peña Nieto de confiar en el PT, y quién no hizo el trabajo de seguimiento para que el mercenario Anaya no los vendiera?

3.- El mal manejo del gasolinazo. Si bien desde septiembre el entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, dijo en el Congreso que a partir de enero se liberalizarían los precios de la gasolina, ¿por qué el asesor de opinión pública del presidente, Rodrigo Gallart, dijo a todos los comunicadores del gobierno federal a mediados de diciembre que se fueran de vacaciones y que no salieran a dar la cara bajo ninguna circunstancia hasta la segunda semana de enero de este año? El gasolinazo, recriminó una estratega de Del Mazo al director de Pemex, José Antonio González, le costó al priista 15 puntos porcentuales de preferencia electoral, y 20 puntos al PRI de identidad partidista. En Los Pinos, le habían dicho al presidente que si bien iba a haber molestia por el aumento, no pasaría más de una semana para que la inconformidad se disipara.

4.- La difusión generalizada de las encuestas del Cisen. Desde su nacimiento, el órgano civil de inteligencia, dependiente de la Secretaría de Gobernación, realiza estudios demoscópicos para medir el pulso de los mexicanos. Entre las que realiza son electorales, y siempre habían sido una herramienta para la toma de decisiones en Los Pinos o en Bucareli. Este año hubo un cambio significativo. De manera regular, cada semana que aparecían nuevos datos, la encuesta era distribuida a políticos y periodistas por igual, que permitió el seguimiento histórico del comportamiento del electorado en el estado de México, de sistemático rendimiento a la baja del candidato priista. Fue el único estado de los tres en campaña, curiosamente, donde se filtraron los datos al público. La pregunta es ¿quién era el responsable de guardar la llave de la caja de los secretos en el Cisen para que estas encuestas siguieran el mismo protocolo y fueran vistos por el mismo tipo de ojos de antaño?

Si alguien quiere contestar las preguntas, mal haría en señalarse a un solo funcionario o a una sola dependencia como responsable de todas estas fallas estratégicas que han tenido una incidencia directa en el mediocre comportamiento del candidato del PRI, Alfredo del Mazo. Tampoco hay suficiente información hasta este momento que arroje luz sobre las motivaciones o las equivocaciones, incluso las omisiones, en las que incurrieron los colaboradores del presidente. Puede haber una combinación de ingenuidad, ignorancia de cómo se comporta el electorado, malos cálculos o, definitivamente, traiciones al presidente.

La elección en el estado de México fue tomada como algo personal por Peña Nieto, y encargó de ella a sus colaboradores más cercanos y a sus amigos. Las cosas, visto los resultados hasta ahora, han sido terribles. Después de cuatro años y medio de gobierno, saber que el presidente es más amigo de sus amigos que sus amigos de él, ya no es una explicación ni justificación de las cosas que le suceden y le afectan. La generosidad y la nobleza de Peña Nieto con sus amigos, después de tanto tiempo, ya puede ser clasificado en otra categoría. La gubernatura del estado de México será el costo, aún si eventualmente ganara el PRI, porque los factores que lo llevaron al punto actual no desaparecen ni impedirán que se repitan el próximo año en una nueva pesadilla.

rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa