ESTIMADA ANA:

Somos un matrimonio joven, mi esposo y yo apenas vamos a cumplir un año de casados y parece que algunas cosas comienzan a complicarse.

En los casi seis años de noviazgo todo siempre transcurrió de lo más normal, con dificultades y ciertos problemas pero nunca algo que nos causara un conflicto grave, como ahora siento que está pasando en estos primeros meses de casados.

Vivimos a unas cuantas cuadras de casa de mis suegros, prácticamente a diario los vemos al llegar del trabajo, mi suegra varias veces a la semana nos invita a cenar porque sabe que llegamos cansados y ella nos quiere consentir de esa manera y yo se lo agradezco.

Yo siempre he llevado una relación muy cordial con toda la familia política y ellos también me han tratado siempre de la mejor manera. De igual forma, mi familia ha tratado a mi esposo. Siempre han sido amables, nos atienden de lo mejor cuando vamos a visitarnos a veces cada quince días, pues ellos no viven aquí, yo soy de otra ciudad.

Por lo mismo que a ellos no los veo tan seguido, se me ocurrió invitar a mi mamá y a mi hermano menor a pasar algunos días en la casa y aquí están. Ellos saben que los dos nos vamos a trabajar todo el día y aún así quisieron venir para vernos aunque sea por ratos.

Mi mamá súper linda me ha estado ayudando a hacer tareas que tenía pendientes, tanto adentro de la casa como en el jardín y el patio. Le digo que no lo haga, que mejor descanse, pero dice que no se halla sin hacer nada, que la deje, que ella me quiere ayudar.

Aún y que se han portado súper bien, nos han atendido maravillosamente, hace dos noches me sorprendió mucho cuando me dijo que ya estaba cansado de la visita, que les dijera que se fueran y eso a mí me dolió mucho. No se me hace justo su forma de actuar porque de ellos solo ha recibido atenciones. 

De la misma manera de mi parte hacia su familia, jamás le he hechos algún comentario al respecto, al contrario, yo encantada de que vivan tan cerca, que nos visiten continuamente y que nosotros vayamos a su casa prácticamente toda la semana, es por eso que me enojó mucho su actitud.

Ahora no sé qué hacer para decirle a mi mamá y a mi hermano que se vayan, no sé cómo lo vayan a tomar. Y sé que cuando se lo diga a mi mamá entenderá, pero a la vez se preocupará porque se enterará que hay problemas entre nosotros. 

Me gustaría volver a hablar con él pero el llanto me gana, he intentado llamarle desde la oficina pero se me hace un nudo en la garganta y no sé cómo hacer para que no suceda. Le agradezco mucho sus consejos. 

BLANCA 
 
ESTIMADA BLANCA:

Generalmente al principio de un matrimonio suelen ocurrir detalles de este tipo porque es precisamente cuando ambos se están acoplando a compartir la vida juntos.

Estos pequeños problemas quizá duren unos meses más, pero créeme que son precisamente estas crisis las que servirán para sentar bases sólidas en su matrimonio. Demostrarán qué tan maduros son para saber resolver lo que se vaya presentando.

Y claro que es doloroso cuando ocurre, pero de ambos depende cómo quieren resolverlo. Y en cierta parte tienes razón al molestarte, creo que tu esposo está actuando un tanto egoísta, pero es importante que ambos vayan estableciendo límites con la familia política para evitar caer luego en algo que resultará incómodo y que la solución seguramente no se dé en buenos términos.

No olvides que el punto clave, el más importante, es siempre la comunicación entre ustedes, expresar sus sentimientos en el momento evitará futuros conflictos. Recuerda que están tratando de encontrar el equilibro en sus vidas, juntos como pareja y solo ustedes son quienes pueden intervenir para solucionarlo.

ANA

Todos tenemos problemas. ¿Cuál es el suyo?  Para una respuesta escriba a: 
ANA APARTADO 500 o BOULEVARD V. CARRANZA y CHIAPAS, SALTILLO, COAH. 
También puede hacerlo vía internet: ana@vanguardia.com.mx