Foto: Especial
Según su abogado, Lawrence sufría depresión tras una cirugía de corazón, por lo que pidió clemencia al juez, solicitud que apoyaron el vicepresidente del banco y el cajero afectado

El estadounidence Lawrence John Ripple hizo todo lo posible para alejarse de su esposa.

En un último y desesperado intento, robó un banco en Kansas y solo esperó en el vestíbulo a que llegara la policía para entregarse y ser condenado, con lo que esperaba estar al menos 20 años en la cárcel, todo esto con el único fin de ya no vivir en su casa junto a su mujer.

Durante su audiencia en el juicio, el martes pasado, el hombre de 71 años dijo "No era mi intención asustar (al cajero) como lo hice", señala el Daily Mail.

Según su abogado, Lawrence sufría depresión tras una cirugía de corazón, por lo que pidió clemencia al juez, solicitud que apoyaron el vicepresidente del banco y el cajero afectado.

Foto: Especial

Así que, de forma irónica, Ripple fue sentenciado a seis meses de reclusión domiciliaria después de que el defensor público citara los problemas de salud del condenado, el remordimiento y la improbabilidad de reincidir.

Ahora deberá cumplir tres años de libertad condicional supervisada y realizar 50 horas de servicio comunitario.

Ripple señaló que la prisión sería más un castigo para su esposa que para él, lo que pudo haber influido al tribunal quienes concedieron una sentencia muy poco frecuente por un robo de banco, que en esta ocasión ni siquiera implicó estar en prisión.

Con información de Daily Mail