El pabellón del vino le puso sabor a la novena edición del Festival de la Paella