Foto: Especial
El vicepresidente refrenda el compromiso para trabajar con Honduras, El Salvador y Guatemala; dará mejores oportunidades de éxito: Videgaray.

México y EU.- El gobierno de Donald Trump calcula que hay 85 mil bandas del crimen organizado solo en el Triángulo Norte (El Salvador, Honduras y Guatemala), región en la que uno de cada cinco ciudadanos son víctimas cada año y por la que pasa 80 por ciento de la droga que llega a Estados Unidos, informó ayer el vicepresidente de ese país, Mike Pence.

Orador durante el primer día de actividades de la cumbre regional, con la participación de México y EU, en Miami, Pence aseguró que este año los cruces ilegales por la frontera sur de su país bajaron 70 por ciento y agradeció a los gobiernos de Enrique Peña Nieto y de Centroamérica su contribución al progreso de área. De hecho, pidió un aplauso para ellos.

Señaló que la estrategia del presidente Donald Trump contra de la migración ilegal y el narcotráfico ha reducido los cruces ilegales.

En su discurso de apertura de la Cumbre sobre Seguridad y Prosperidad de Centroamérica, Pence agradeció a sus aliados en México y el Triángulo Norte por ayudar a conseguir la reducción del flujo migratorio y la desarticulación del crimen trasnacional.

No obstante, Pence aseguró que si bien Trump ha tomado medidas decisivas para atacar dichos asuntos, reconoce la necesidad de que sean combatidos desde el origen, por lo que refrendó el compromiso de EU para trabajar coordinadamente con Honduras, El Salvador y Guatemala.

En este sentido, destacó la importancia de contar con fronteras fuertes a la par de que se intensifique el trabajo que realiza de la mano con México para detener a los narcos y desbaratar las organizaciones criminales en su intento de viajar al norte.

“No podemos sobreestimar la importancia de las fronteras fuertes. Con el presidente Donald Trump las fronteras de EU serán fuertes”, dijo.

Informó que se mantendrá el compromiso para que, junto con México, apoyar a los países del Triángulo Norte para fortalecer sus estructuras, crear empleos y propiciar un ambiente seguro.

“Tengan la seguridad, Estados Unidos se enorgullece de nuestra fuerte asociación con las naciones del Triángulo del Norte. Estamos comprometidos con el fortalecimiento de esa zona para seguir abordando los problemas importantes que enfrenta nuestro barrio”, dijo ante los presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador.

Anunció que EU mantendrá, pese a la austeridad que enfrentan, los 460 millones de dólares para invertirlos en seguridad.

Plan fronterizo

Sobre el tema limítrofe, el secretario de Seguridad de EU, John Kelly, mencionó el plan Frontera Sur, destinado a reforzar la seguridad en la línea divisoria entre México con Guatemala y Belice, proclamado en julio de 2014 por el gobierno de Enrique Peña Nieto, coincidiendo con la llegada a EU de miles de niños centroamericanos que viajaban solos.

Interrogado sobre si su gobierno va a pedir a México que destine más recursos a este plan, Kelly respondió: “Ellos (los mexicanos) pueden (emplear más recursos), pero están haciendo mucho ahora”.

Como parte de la agenda de trabajo de esta conferencia, encabezada por los gobiernos mexicano y estadunidense, los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, sostuvieron una reunión con sus homólogos de Estado y de Seguridad Nacional, Rex Tillerson y John Kelly, respectivamente, así como con líderes de Honduras, Guatemala y El Salvador.

Al inaugurar estos trabajos, el titular de la SRE aseguró que hacer frente a los retos en materia de migración y seguridad es una responsabilidad compartida.

Videgaray enfatizó que un trabajo conjunto, que involucre a la sociedad civil y el sector privado, se traducirá en mejores oportunidades para consolidar el desarrollo de la región.

A su vez, Tillerson reconoció que la situación que viven los países del Triángulo Norte afecta directamente los intereses económicos y de seguridad de EU, por lo que trabajar por una región más próspera y segura permitirá detener la migración ilegal y peligrosa, derrotar a los cárteles y acabar con la corrupción en sus economías.

En el primer día de actividades estuvieron presentes los presidentes de Guatemala y Honduras, Jimmy Morales y Orlando Hernández, respectivamente, además del vicepresidente de El Salvador, Óscar Ortiz.

Por una migración segura

El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, y el titular de la Secretaría del Trabajo, Alfonso Navarrete, se comprometieron a impulsar políticas efectivas, encaminadas a una migración laboral legal, ordenada y segura.

Ambos funcionarios se reunieron en el contexto de la 106 Conferencia Internacional del Trabajo que se celebra en Ginebra, Suiza, donde decidieron las pautas para la Reunión Regional sobre Migración Laboral a celebrarse en septiembre próximo en México.
Coincidieron en mantener una comunicación constante sobre la evolución del mercado del trabajo, en particular la puesta en marcha de políticas activas para una migración laboral sin riesgos.

Además, destacaron la contribución de la migración laboral  “a los procesos de integración mundial” y resaltaron que uno de los asuntos centrales a tratar en la reunión regional “es el relacionado con la Declaración de Nueva York de la ONU sobre refugiados y migrantes”.

Dicho documento, aprobado en septiembre del año pasado por la Asamblea General de Naciones Unidas, ratifica el compromiso de la comunidad internacional con los derechos y la protección de refugiados y migrantes, sin importar su estatus, así como el respeto de las normas internacionales vigentes en esa materia, recordaron.

El titular de la STPS y el director de la OIT expresaron su interés por que se fortalezca la relación entre este organismo y México.

Subrayaron la participación de la delegación tripartita mexicana en la Conferencia Internacional del Trabajo.

Al continuar las conversaciones que sostuvieron en la pasada Reunión de Ministros de Trabajo del G20, los funcionarios abordaron temas como el empleo digno e incluyente, y el efecto del cambio climático en los nuevos puestos de trabajo.