Foto: Tomada de Internet
Los empleadores deberán ajustarse a sus necesidades, considera experta de la UNAM; exigen retos y que se desarrollen sus capacidades de liderazgo, agrega

Las empresas mexicanas deberán ajustarse a las demandas de la población nacida entre 1982 y el 2000, mejor conocida como millennials, ofreciéndoles nuevos retos y oportunidades, pues de lo contrario 44 por ciento asegura que dejarán a su actual empleador en los próximos dos años. Esta cifra se incrementa a 66 por ciento si el plazo es 2020.

Según la encuesta Millennials 2016, elaborada por la empresa Deloitte, con sede en Nueva York, Estados Unidos, las compañías se están arriesgando a perder un alto porcentaje de su plantilla de trabajo si no ajustan su percepción hacia este sector de la población, que en México se estima en 30 millones de habitantes.

Al respecto, Xóchitl Muñoz, académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que aún las empresas siguen prestando atención en que el postulante a un empleo no refleje que haya cambiado de trabajo constantemente.

“Las compañías tienen que visualizar de manera diferente los currículos. Hoy en día todavía una persona de Recursos Humanos se fija en que el postulante permanezca durante mucho tiempo en una empresa porque, según eso, garantiza que la persona es estable. Pero actualmente si tú ves un currículum así nunca vas a contratar a un millennial, porque ellos lo que buscan siempre son retos diferentes”, agrega Muñoz.

El reporte de Deloitte señala que la preocupación de la falta de desarrollo en capacidades de liderazgo y de su percepción sobre ser ignorados, fueron mencionadas por aquellos millennials que consideran cambiar de empleo en el corto plazo.

Agrega que 22 por ciento de los jóvenes reportan baja satisfacción, y que 26 por ciento de este sector de la población piensa dejar la empresa en la que labora antes de dos años.

Destaca que casi dos terceras partes (63 por ciento) sienten que sus capacidades de liderazgo no han sido desarrolladas por completo, en tanto 71 por ciento de aquéllos que piensan dejar su empleo en los próximos dos años, están descontentos por cómo se han desarrollado sus capacidades de liderazgo, 17 puntos más arriba que aquéllos que pensaban quedarse hasta 2020.

Muñoz sostuvo que al buscar empleo, estos jóvenes no lo hacen tanto con una idea de permanencia, más bien quieren un trabajo que les imponga retos, donde puedan aprender y tengan la oportunidad de tomar decisiones que contribuyan a mejorar la organización a la que pertenecen.

“Como vienen con mucha energía y dinamismo, cada año quieren más, por ello buscan promociones o incursionar en otras áreas, y de no ser así, se cambian a otra compañía que les brinde nuevas oportunidades”.

Aseguró que a estos jóvenes no los mueve tanto el salario, sino enfrentar retos constantemente, tener un desarrollo en la organización, que los escuchen y los dejen ser creativos.

Sin embargo, estas condiciones no las pueden ofrecer todas las empresas mexicanas debido a su estructura y hoy, quienes absorben más millennials, son las transnacionales, principalmente las estadounidenses y europeas, porque ahí ya se habla de un liderazgo transformacional y de un desarrollo organizacional.

Según la encuesta de Deloitte, los empleadores que provean mejores oportunidades a los milennials, como desarrollo de liderazgo y un balance entre la vida y el trabajo, serán los que más éxito tengan para retener empleados a jóvenes que pertenecen a este sector de la población.