85 ediciones de las 24 Horas de Le Mans son las que se han disputado y Porsche ha ganado 19 de ellas. foto: Archivo
3 triunfos al hilo (de 2015 a la fecha) son los que suma Porsc en en esta prueba de resistencia

LE MANS.- El veterano piloto alemán Timo Bernhard guio el domingo a Porsche en una espectacular remontada para que la escudería ganara por tercera ocasión consecutiva las 24 Horas de Le Mans, impidiendo un triunfo sorpresivo por parte de un bólido Oreca que compite en una categoría menor.

Una serie de errores afectó las posiciones de Porsche y Toyota, escuderías favoritas en la carrera. El equipo con el Oreca, de la Categoría LMP2, encontró de pronto que su bólido había tomado la punta, guiado por el francés Thomas Laurent de 19 años, a 3 horas de que concluyera la carrera de resistencia.

Pero Bernhard, de 36 años y con experiencia en la categoría más veloz LMP1, condujo el Porsche 919 Hybrid y rebasó a Laurent cuando faltaba cerca de una hora.

En cuanto el Porsche número 2 cruzó la línea de meta, hubo reacciones de alivio en el garaje del equipo. Sus integrantes bailaron y se pusieron camisetas con leyendas que conmemoraban los títulos de 2015, 16 y 17.

“Todos lo han hecho muy bien”, dijo Bernhard mediante la comunicación por radio. “Son los mejores”.

Su compañero Brendon Harley hizo mucho del trabajo duro para que Porsche volviera a la carrera tras una avería. Poco después se vio al neozelandés llorando.

“Fue algo surrealista. Esta carrera es siempre como una montaña rusa”, indicó Hartley, quien conquistó por vez primera esta prueba. “Ha sido un increíble esfuerzo de equipo. Voy a recordar esto por siempre”.

Hartley y su compatriota Earl Bamber corrieron hacia el auto para celebrar con Bernhard. Bamber ganó también en 2015, junto con Nico Hulkenberg, piloto de la Fórmula Uno.

Bernhard llegó aproximadamente un minuto antes del bólido de la escudería Jackie Chan DC Racing, propiedad del famoso actor.

Otro auto Oreca en la LMP2, finalizó en el tercer puesto. El bólido del equipo Vaillante Rebellion fue conducido en la fase final por el hijo homónimo de Nelson Piquet, el famoso piloto de la F1.

Bernhard ganó también la carrera en 2010, conduciendo para la escudería Audi.