Archivo
El jugador de Saraperos ha brillado en el diamante los últimos años

Luis “Vampiro” Borges jamás imaginó que podría jugar al béisbol de manera profesional, pero su entrega y disciplina en el terreno de juego le han dado la oportunidad de superar las
marcas que dejaron sus ídolos Juan José Pacho y William Berzunza, miembros del Salón de la Fama.

Hace unos días consiguió llegar a 1700 hits en verano, una cifra que no tenía presente, pero lo logró el jueves 15 de junio en Saltillo ante el derecho Luis Enrique Rodríguez de los Generales de Durango.

“De niño me propuse jugar béisbol, quizá fue inspirado por mis ídolos Juan José Pacho y William Berzunza, cuando uno es niño tiene el sueño de jugar por su ciudad, ser de la Liga Mexicana, es una historia muy bonita la mía, si tuviera que repetirla lo volvería a hacer”, comentó a Saraperos.

“Es mi temporada 17, no me ha faltado nada, lo más importante es continuar, mientras yo siga teniendo salud voy a jugar más todavía y porque no llegar a la marca de los 2 mil hits”.

Juan José Pacho y William Berzunza labraron una gran trayectoria en nuestro país, ahora su paisano Luis “Vampiro” Borges no defrauda, está a 67 hits de empatar a Pacho (1768 imparables), ya superó a Berzunza (1566); le faltan 35 carreras para empatar al campo corto de Oxkutzcab (806).

Archivo

El “Vampiro” cuenta hasta este momento con un promedio de bateo de por vida de .328 con el madero, superando lo hecho por Pacho (.278) y Berzunza (.299); suma 263 dobles superando 239 de Berzunza y a 15 dobletes de Juan José y suma 551 carreras producidas, por encima de las 528 que logró Juan José Pacho y a 127 de superar a William Berzunza.

“El béisbol me da la oportunidad ahora de buscar superar los logros de mis ídolos, ellos hicieron una carrera muy bonita en México en su momento, sin embargo, eso no quita nada, a donde tu vayas todo mundo sabe quién es Juan José Pacho y William Berzunza, eso es algo muy bonito, no es para tener competencia, son números que uno va avanzando, gracias a Dios las cosas se me han dado con salud y eso es primordial para el beisbolista”.

“Imagínate dos personajes que son Salón de la Fama, a uno también le gustaría ser inmortalizado, la única manera que uno le reconozcan lo que lleva en el béisbol es hacer bien tu trabajo, hablar en el terreno de juego. El trabajo te lleva al éxito, mucha gente se fija en tu bateo, pero la defensiva también es muy importante, poseer guantes de oro en ambas ligas, eso también es meritorio, un logro en lo personal”.

Quizá abandonar su tierra Yucatán, era un momento de incertidumbre tras 13 campañas en la ciudad que lo vio nacer, siendo además profeta en su tierra, pero cayó con el pie derecho en la capital de Coahuila.

“Yo sabía que iba a Veracruz inicialmente, lo único que pensaba era que no me fuera a faltar el trabajo, a donde yo fuera iba a dar el extra, iba a demostrar, los resultados se han dado, en lo personal me ha ido muy bien fuera de Leones, uno nunca sabe, a lo mejor en un futuro pueda regresar a casa para retirar el número o algo así, por lo pronto queda mucho Luis Borges para dar en Saltillo”, declaró.

Al yucateco le han sentado muy bien los colores de los
Saraperos, es su cuarto año en esta tierra, aquí ha logrado la mayor cantidad de hits en una campaña (173 en 2014), también de producidas (50), además de ser el principal embajador de las causas de la novena saltillense dentro del Programa de Participación Social que tiene el club desde hace
más de 12 años.

Él es Luis Borges, un pelotero yucateco que jamás imaginó sumar 17 temporadas como beisbolista profesional, mucho menos superar a sus grandes ídolos de su niñez, a base de una carrera forjada con entrega y mucha disciplina que ahora lo colocan como un referente no sólo de Mérida, Yucatán, su tierra, sino trascendiendo en la Capital del Béisbol en Coahuila, donde en apenas 4 campañas se ha convertido en un referente de los Saraperos y un héroe con la capa de “Vampiro” como embajador de las causas más nobles en esta tierra, haciéndole honor a su frase “vale la pena luchar, por lo que vale la pena tener”.