Archivo
El oficial de policía le dijo “¿es ésta tu hija?”. Y la mujer respondió “Lo siento”. El agente, visiblemente enojado le contestó “¿Lo siento?, Podría estar muerta”. La mujer luego fue acusada de negligencia infantil.

La historia de muchos que justifican su accionar: “lo dejo sólo un ratito y vuelvo”, “me da pena despertarlo”, “no le pasará nada”. Sin embargo, dejar a un niño solo en el auto puede costarle la vida, y a ti, un largo tiempo en prisión.

Según informa Daily Mail, un nuevo incidente que involucra a una niña encerrada en un auto conmocionó a la población de Nueva Jersey, Estados Unidos, cuando la policía tuvo que forzar la cerradura de un automóvil estacionado con una niña pequeña adentro, quien estaba sufriendo las graves consecuencias del encierro.

Sus gritos alertaron a la gente
Casi 33 grados hacía ese día cuando Chaeyoung-Lim Kim decidió bajar al supermercado a hacer unas compras. Como pensó que lo haría rápido, bajó una de las ventanillas del auto y dejó a su niña pequeña encerrada dentro, en el estacionamiento del supermercado, mientras ella hacía las compras.

Pasados unos minutos, la niña comenzó a gritar. El calor que hacía dentro del vehículo era exasperante. Además, una niña tan pequeña seguramente estaría asustada de encontrarse sola. Me pregunto en qué estaría pensando esta madre cuando dejó sola a su hija en el auto.

Los transeúntes, alertados por los gritos de la niña, intentaron abrir el vehículo sin éxito. Afortunadamente, un agente de policía se acercó al lugar y como vio que la niña estaba en estado de shock y empapada en sudor, decidió romper una de las ventanas del coche para poder sacarla. Pero la madre no aparecía aún. Sin embargo, minutos después, y cuando la pequeña estaba en brazos de una de las oficiales, apareció la señora con un carrito de compras cargado de alimentos.

Simplemente “lo siento”
El oficial de policía le dijo “¿es ésta tu hija?”. Y la mujer respondió “Lo siento”. El agente, visiblemente enojado le contestó “¿Lo siento?, Podría estar muerta”. La mujer luego fue demorada por los agentes y fue acusada de negligencia infantil.

No fue el único caso. Hace poco tiempo también, en Oklahoma, una mujer dejó a su hijo encerrado en el auto cuando entró a comprar a Walmart y cuando la policía la increpó sólo atinó a llorar y decir: “Oh Dios. No puedo creer que lo hice. Oh Dios mío, mi marido me va a matar”. Es sorprendente que haya estado más preocupada por lo que iba a decirle el marido en vez de culparse y arrepentirse de haber dejado a su hijo encerrado en el auto.

¿Por qué no debemos dejar a los niños solos en el auto ni siquiera un rato?
Según un artículo publicado por la BBC, el interior de un automóvil puede aumentar su temperatura en 10 grados centígrados en tan sólo 10 minutos. Es mucho, ¿no? Cuando el cuerpo humano alcanza temperaturas superiores a los 40 grados, sus órganos están en peligro. Los niños son especialmente vulnerables porque sus cuerpos se calientan entre tres y cinco veces más rápido que los de un adulto. Y aunque muchos piensen que “no hace tanto calor”, o “voy y vuelvo enseguida” , lo cierto es que es potencialmente peligroso dejar a cualquier persona o animal encerrados en un auto sin ventilación y por un período aún corto de tiempo.

Dejar las ventanas abiertas no es la solución
Muchas personas creen que dejar abierta una de las ventanillas tan sólo un poco para que entre aire, es la solución, disminuyendo así el riesgo de asfixia de quien esté dentro. Sin embargo, el poco aire que puede entrar por esa abertura no alcanzará para refrescar las altas temperaturas que alcanza un auto al rayo del sol, o incluso a la sombra en pleno verano.

No dejes nunca a tu niño solo en el auto
No pienses “a mí no me pasará”, porque siempre existe la posibilidad de un grave peligro. Pide ayuda. Si piensas que no puedes bajar con el niño pídele a alguien de confianza que haga el trámite por ti, o que cuide de tu hijo. Siempre, bajo cualquier circunstancia, es mejor llevar a tu hijo contigo antes que exponerlo al gran peligro de dejarlo encerrado en el automóvil.